X

La poesía de los recién nacidos y los versos de los padres

Autor | Redaccion 25 Julio, 2012 Vistas: 5715

La poesía siempre ha tenido palabras para el nacimiento de un nuevo ser humano, para el embarazo, la expectativa del parto, la lactancia y los primeros años de vida. Descubre cómo han cambiado los versos dedicados a los recién nacidos.

deditos



A lo largo de la historia humana, la poesía siempre ha tenido versos para los recién nacidos (¿o qué son entonces las palabras inteligibles de los padres y familiares cuando toman los minúsculos deditos de la mano? Vienen directamente del alma). Hay poemas ya consagrados de William Blake y William Butler Yeats (“Una plegaria por mi hija”), pero existen otros escritores más recientes que también tienen palabras que ofrecer.

Mucha de la poesía antigua está llena de metáforas. Sí tocan temas que para entonces eran tabú, como la lactancia, pero debían ser disimulados para no describir directamente las partes del cuerpo. Hoy, por contrario, se hacen referencias directas y despreocupadas que jamás se hubieran publicado hace 100 ó 200 años:

 

Frothy and pink as a rabid pig you—

a mauler—

a lunatic stricken with

a madness induced by flesh—

squeeze my skin

until blotched nicked.

 

 

Espumoso y rosa como un cerdito rosa—

un maltratador—

                        un lunático impulsado por

una locura inducida por la carne—

                                   aprieta mi puel

hasta que la marca.

 

¿Parecido a la realidad? Éste es un fragmento de “The Birth of Love” (“El nacimiento del Amor”) de Julianna Baggott.

Si bien muchos de los poemas a los recién nacidos son escritos por mujeres, también hay que mencionar cómo es la perspectiva de los hombres —pues también son parte del proceso. La poesía de ellos se concentra en la expectativa del nacimiento y los nervios que provoca la paternidad. Un ejemplo, es “Expecting” (“Expectativa”) de Kevin Young, donde ya introduce elementos tecnológicos, el ultrasonido de su bebé: “The doctor trying again to find you, fragile / fern, snowflake” (El doctor tratando de nuevo de encontrarte, frágil /  helecho, copo de nieve).

Como todos los copos de nieve, que lucen idénticos, así parecen los recién nacidos, los embarazos, los partos y todo el proceso. Palabras que se han escrito hace siglos o apenas ayer para describir a un niño en específico, también pueden iluminar a los nuevos padres cuando las descubran entre las páginas de los libros.

Comentarios

Escribe un comentario