X

Sexo Karezza: Sexo sin orgasmo da fuerza a las relaciones

Autor | Redaccion 20 Julio, 2012 Vistas: 14309

Para muchos, el orgasmo es el clímax de la noche, la meta de una carrera. Para otros, sin embargo, es un punto que buscan evitar. Descubre por qué se ha vuelto popular la propuesta de Karezza.

Karezza

Karezza toma su nombre de la palabra italiana para caricia, y su propuesta va de la mano con su nombre. Redescubre el concepto de hacer el amor: de forma lenta, dulce, cariñosa y profunda. Su meta es acercar a las parejas, crear un lazo entre ellas.

Las personas que lo han probado (algunas han pasado años enteros sin alcanzar el orgasmo), afirman que su relación nunca se había encontrado mejor. Hacer el amor ha significado experiencias profundas en las que han logrado una conexión muy íntima. De hecho, algunas de ellas afirman que no quisieran romper el vínculo, ni el enorme placer que van construyendo, por una sensación de 15 segundos.

Claro que hay muchos adeptos y detractores. Créanlo o no, los hombres son quienes han mostrado más interés por Karezza. “Es un cambio radical para ellos, pero han encontrado una intimidad emocional que no imaginaban; para ellos vale más que la adrenalina de una mentalidad de sólo cortejo”, dice la especialista Deb Feintech.

Por otro lado, las mujeres son quienes más han invertido para alcanzar un orgasmo: terapias, libros, juguetes, lubricantes. Se ha convertido en una obsesión tal que ha cambiado el mercado; incluso se ha hecho oficial la Disfunción Sexual Femenina (poco deseo sexual, dificultad para excitarse, dificultad para alcanzar el orgasmo). Karezza puede ser una buena alternativa, pues le quita a esta experiencia el bagaje clínico o el sentido de reto (por la búsqueda de la satisfacción, tanto propia como la de la pareja).

Si te llama la atención la propuesta de Karezza, coméntalo con tu pareja, pónganse un periodo de prueba, algunas semanas o un mes, prueben algunas de sus sugerencias: detenerse unos segundos para mirarse a los ojos, escuchar la respiración del otro, poner atención a sus latidos, acariciarse, abrazarse. Juntos comprueben si Karezza es la opción para ustedes.

Comentarios

  1. tania dice:

    muy bueno el articulo

  2. Guillermo dice:

    mmm prueben las tecnicas taoistas, libros de mantak chia

  3. Eduardo dice:

    Es como dice Guillermo, el taoísmo ya lo promovía hace miles de años. Lean los libros de Mantak Chia.

  4. Regina Llorens dice:

    No conozco nada sobre el tema , pero lo encuentro … Erotico.

  5. Pedrol dice:

    Tantra de toda la vida

  6. SAH dice:

    Me llamó la atención leer esto: ”detenerse unos segundos para mirarse a los ojos, escuchar la respiración del otro, poner atención a sus latidos, acariciarse, abrazarse. Juntos comprueben si Karezza es la opción para ustedes.”

    ¿Pues qué eso no es HACER EL AMOR?. Vamos que si no lo hacen están perdidos y no han hecho el amor en su vida.

  7. Javier dice:

    ¿Para qué coger sin acabar?
    ¡Qué estupidez!

  8. margaret dice:

    Esto es una realidad,es increible la diferencia que existe, si muchas parejas practicaran el sexo de esta manera evitando el orgasmo… no hubiesen tanto divorcios…

  9. Sonia dice:

    “Redescubre el concepto de hacer el amor: de forma lenta, dulce, cariñosa y profunda” ¿Qué se supone que se redescubre aquí? Según tengo entendido, hacer el amor es eso (entre muchas otras cosas). No pongo en duda que haya parejas que se sientan más unidas después de llevar a cabo este método, pero me pregunto si será realmente porque es eficaz o porque han encontrado algo en lo que están de acuerdo y eso, por sí solo, ya es capaz de crear un fuerte vínculo con la pareja.

    Aunque no sé si fiarme mucho de este método, me parece interesante el artículo :D

  10. Lenore dice:

    Esto suena como al sexo tántrico, que tiene añísimos y es mucho mejor que no tener un orgasmo, es más bien permanecer en esa sensación hasta por 6 horas y aplica lo mismo, esa conexión espiritual y emocional con la pareja. Esto no es nada nuevo… y bueno, sólo con parejas estables, no casuales, es la onda.

Escribe un comentario