X

Hijo de 13 años recibe de regalo un iPhone… y un contrato de su madre con 18 reglas a cambio

Autor | Redaccion 4 Enero, 2013 Vistas: 24346

Si tu hijo te pide que le regales un teléfono, mira la idea que se le ocurrió a esta mujer: le concedió su deseo pero con un contrato de 18 reglas a cambio. Tal vez más de un inciso te pueda dar ideas.

La periodista Janell Burly, colaboradora de Huffington Post, publicó una nota en la que platica que le regaló a su hijo de 13 años un iPhone, pero con un contrato de 18 incisos con los que intenta enseñarlo a convivir con un aparato, y no a ser un zombi de éste.

Si estás considerando regalarle un celular a tu hijo, puedes recorrer la lista de Burly. Encontrarás algunos sabios consejos de una persona que ha visto el vertiginoso cambio de la tecnología y que seguramente conoce a más de uno que es un esclavo de sus gadgets.

  1. Este es mi iPhone. Yo lo compré. Yo lo pago. Yo te lo estoy prestando. ¿No soy la mejor?
  2. Yo siempre conoceré la contraseña.
  3. Nunca ignores una llamada si la pantalla dice ‘Mamá’ o ‘Papá’. Nunca jamás.
  4. Entrega el teléfono a uno de tus padres a las 7:30 p.m. cada noche de escuela y a las 9:00 p.m. los fines de semana. Será apagado durante la noche y prendido a las 7:30 a.m.
  5. No va a la escuela contigo. Mantén conversaciones en persona con las personas a las que envías textos. Esa es una habilidad en la vida.
  6. Tú serás responsable del costo de reemplazo o reparación. Si se cae al escusado, golpea en el suelo o se desvanece en el aire, deberás cortar algún césped, trabajar como niñero, ahorrar algún dinero de tus cumpleaños. Ocurrirá, debes estar preparado.
  7. No uses esta tecnología para mentir, embaucar o engañar a otro ser humano. No te involucres en conversaciones que sean hirientes para otros. Sé un buen amigo primero o quédate fuera del fuego cruzado.
  8. No envíes textos, correos electrónicos, ni digas nada a través de este dispositivo que no dirías en persona.
  9. No envíes textos, correos electrónicos, ni digas nada a alguien que no le dirías en voz alta frente a sus padres. Mide tus palabras.
  10. Sin pornografía. Busca en la red sólo información que tú compartirías abiertamente conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, pregúntale a una persona, de preferencia a mí o a tu padre.
  11. Apágalo, siléncialo, guárdalo en público. Especialmente en un restaurante, en el cine o mientras hablas con otro ser humano. Tú no eres una persona grosera, no dejes que el iPhone cambie eso.
  12. No envíes o recibas fotografías de tus partes privadas o las partes privadas de alguien más. No te rías. Algún día estarás tentado a hacer esto. Es riesgoso y podría arruinar tu vida adolescente, universitaria y adulta. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es muy difícil hacer desaparecer algo de esta magnitud, incluida una mala reputación.
  13. No tomes millones de fotos y videos. No hay necesidad de documentarlo todo. Vive tus experiencias. Estarán guardadas en tu memoria para la eternidad.
  14. Deja tu teléfono en casa algunas veces y siéntete seguro con esa decisión. El teléfono no está vivo ni es una extensión de tu persona. Aprende a vivir sin él.
  15. Baja música que sea nueva o clásica o diferente a millones de compañeros que escuchan exactamente las mismas cosas. Tu generación tiene acceso a la música como nunca antes en la historia. Toma ventaja de ese regalo. Expande tus horizontes.
  16. Juega algún juego con palabras o rompecabezas de vez en cuando.
  17. Mantén tus ojos al frente. Observa mientras el mundo ocurre alrededor de ti. Ve a través de la ventana. Escucha a los pájaros. Camina. Habla con algún extraño. Imagina sin googlear.
  18. Te vas a confundir. Yo te voy a quitar el celular. Nos sentaremos a hablar sobre eso. Y vamos a empezar todo otra vez. Tú y yo estamos siempre aprendiendo. Yo estoy en tu equipo. Estamos en esto juntos.

En la carta, Janell Burly también le advierte a su hijo que el teléfono le será retirado si no cumple con los términos. Aunque unos incisos parecerían duros para algunas personas, Burly también agrega en la carta: “Te amo locamente y espero compartir varios millones de mensajes de texto contigo en los días venideros”.

Comentarios

  1. miriam molina dice:

    el ser humano entre mas lee mas aprende y corre para q no te quiedes en el mismo lugar

Escribe un comentario