La mesoterapia: qué es, para qué sirve, beneficios

La mesoterapia puede ser una solución si has jugado todas tus cartas pero la celulitis sigue ahí, o si tienes un dolor crónico localizado y circunscrito que nada ni nadie ha podido eliminar. Es una práctica médica mínimamente invasiva, nacida para el tratamiento y la cura de los edemas, pero también utilizada con éxito en medicina estética, especialmente para contrarrestar los efectos del envejecimiento, el drenaje de líquidos y el adelgazamiento localizado. Esto es todo lo que necesitas saber si estás pensando en recibir este tratamiento.

Mesoterapia: qué es

La mesoterapia, o intradermoterapia, es una técnica particular muy apreciada en el ámbito estético y médico. Su acción tiende a eliminar el estancamiento de líquidos en la piel y en los tejidos subcutáneos: una razón que la ha hecho famosa en el tratamiento de la celulitis y de las arrugas del rostro. Numerosos estudios científicos han demostrado que la inyección de las sustancias curativas directamente en la piel, como sucede en la mesoterapia, permite obtener los máximos beneficios al contener los efectos indeseados o secundarios de los medicamentos. Sin embargo, esto significa que la mesoterapia sólo puede utilizarse en enfermedades que responden a tratamientos farmacológicos superficiales: por lo tanto, no puede utilizarse para el tratamiento de órganos internos, enfermedades virales o bacterianas. En estos casos es necesaria, por tanto, la terapia tradicional, que consiste en la administración de medicamentos por vía oral, intravenosa o muscular, según el caso concreto, y que debe ser realizada exclusivamente por médicos en centros sanitarios autorizados. Por lo tanto, las esteticistas y los centros de belleza no pueden ofrecer este tipo de terapia. Inicialmente, el médico hace el diagnóstico y, sobre la base del mismo, establece los medicamentos más adecuados para inocular al paciente.

Mésothérapie, un tratamiento nacido en Francia

La mesoterapia nació en 1952 cuando un médico francés, el Dr. Michel Pistor, fue el primero en demostrar la eficacia del uso de fármacos a través de inyecciones intradérmicas. Esta metodología fue adoptada por Pistor para aliviar el dolor en los trastornos musculoesqueléticos, para tratar la insuficiencia venosa de los miembros inferiores y otras vasculopatías, así como para limitar los efectos secundarios de los propios fármacos. El nacimiento oficial se remonta a 1958. Según su creador 3 son los principios en los que se basa esta técnica médica: poco, rara vez y en el lugar adecuado.

Administración de medicamentos

La mesoterapia es una terapia de inyección intradérmica: mediante el uso de pequeñas agujas especiales, de 4/6 milímetros de largo, el paciente recibe medicamentos que pueden resolver su trastorno. La inyección intradérmica permite al paciente inyectar pequeñas cantidades de medicamentos: al inyectarse directamente en la zona intradérmica, el tiempo de espera necesario para que el medicamento surta efecto es muy corto. Su acción es prácticamente inmediata y dura unas pocas horas. El principio activo llega directamente a la sede, persistiendo durante el tiempo necesario para llevar a cabo su actividad de la mejor manera posible. Obviamente, la mesoterapia no puede utilizarse para todas las formas patológicas. Sólo está indicado para aquellos que responden positivamente al tratamiento intradérmico.

¿Qué cura la mesoterapia?

En primer lugar es necesario distinguir entre el uso de esta técnica en el campo de la estética y las realizadas en el campo médico o analgésico.

Mesoterapia
estética

En el campo de la estética, la mesoterapia se utiliza principalmente para combatir las imperfecciones de la celulitis, ayudando a eliminar el estancamiento de líquidos y las acumulaciones de grasa. Se utiliza con éxito, en asociación con la dieta y el ejercicio, también en el tratamiento de la adiposidad localizada y las acumulaciones de “grasa obstinada”, resistente al adelgazamiento. Los medicamentos utilizados son principalmente lipolíticos (es decir, grasa fundida), revitalizantes para el rejuvenecimiento de la piel, protectores de los capilares junto con pequeñas dosis de anestésico, para que el tratamiento sea totalmente indoloro. Los defectos que se pueden tratar son:

  • celulitis y adiposidad
  • distrito y efecto antienvejecimiento

El especialista también puede decidir combinar la mesoterapia con otros tratamientos de apoyo para asegurar que se logre el objetivo: sesiones de drenaje linfático, hidromasajes, barro termal o láser. Además de estos tratamientos, el especialista también puede decidir añadir una dieta especial o, como en el tratamiento de la celulitis, sustancias que estimulen la microcirculación.

Mesoterapia Analgésica

La mesoterapia analgésica es útil para aliviar el dolor en pacientes que sufren de dolor en las articulaciones y en el sistema músculo-esquelético, tanto en la fase aguda como en la crónica. Es eficaz en casos de:

  • microtraumatismo por rehabilitación motora deportiva
  • osteopatía
  • dolor en el hombro
  • dolor en la rodilla
  • lumbalgia
  • dolor en el codo
  • dolor de muñeca
  • dolor en la cadera

Los fármacos que se inyectan durante las sesiones dependen de la patología a tratar, la frecuencia y la duración, decididas exclusivamente por el médico. En general, se trata de antiinflamatorios, miorrelajantes, analgésicos y anestésicos. Los medicamentos reducen el dolor en el área tratada sin exponer al paciente a efectos secundarios.

Beneficios

Los principales beneficios de la mesoterapia son:

  • eliminación del dolor con menos efectos secundarios que los analgésicos orales (mesoterapia analgésica);
  • efecto inmediato de los fármacos, debido al método de administración que hace que sean fácilmente absorbidos por la parte del cuerpo afectada por el tratamiento (mesoterapia analgésica);
  • eliminación de acumulaciones adiposas (mesoterapia estética);
  • reducción de la celulitis (mesoterapia estética);
  • reducción de estrías (mesoterapia estética)
  • efecto antienvejecimiento (mesoterapia estética);
  • no requiere tiempo de recuperación

Los beneficios, especialmente en lo que respecta a las aplicaciones estéticas, son apreciables a partir de la tercera sesión.

Efectos secundarios

La mesoterapia está contraindicada en caso de embarazo y lactancia, en presencia de patologías oncológicas o en pacientes que siguen un tratamiento anticoagulante oral.
Los siguientes efectos secundarios

  • Inflamaciones causadas por la posible rotura de un frasco por las agujas: desaparecen por sí mismas-
  • quimosis causada por la sensación de quemazón. El hecho de que el medicamento tiende a permanecer en un área limitada limita en gran medida la posibilidad de que aparezcan efectos secundarios.

El procedimiento

Antes de realizar las microinyecciones, el médico se asegura de que el trastorno del paciente pueda realmente beneficiarse del tratamiento con mesoterapia. Así que haz un diagnóstico preciso. Inmediatamente después de comprobar que el paciente no es alérgico al medicamento que se va a inyectar, para evitar la aparición de efectos secundarios. Los fármacos se diluyen en solución salina y se inyectan en la zona intradérmica a través de inyectores únicos (una aguja), o a través de inyectores múltiples que contienen hasta 18 agujas.

Duración de los tratamientos

Una sesión casi nunca es suficiente para obtener resultados adecuados: generalmente el paciente debe someterse a un ciclo de sesiones de mesoterapia.
No existe una duración estándar del tratamiento de mesoterapia: sin embargo, es posible sugerir que, en principio, un ciclo completo incluye de 8 a 15 sesiones de unos 15-20 minutos cada una. Las sesiones son semanales. Para prolongar los efectos beneficiosos de la terapia a lo largo del tiempo, es posible someterse a una sesión por mes después del final del ciclo. Los resultados duran unos 6 meses. Después de este tiempo, es aconsejable repetir el ciclo.

¿Cuánto cuestan las sesiones?

La mesoterapia, aunque es una práctica médica destinada a curar incluso patologías reconocidas, no puede prestarse y no se practica en los hospitales estatales. A título indicativo, cada sesión de mesoterapia cuesta entre 50 y 100 euros, según el profesional, el tipo de tratamiento utilizado y el tamaño de la zona a tratar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related Articles