Tipos de residencias para mayores y cómo elegir la más adecuada

En España existen diferentes tipos de residencias, con varias modalidades de asistencia y distintas prestaciones, de ahí que sea muy importante conocer todo lo que proporcionan, para escoger la más adecuada para los seres queridos.

Hay momentos en la vida que, por mucho que cueste, hay que tomar decisiones que pueden llegar a ser duras, y una de esas es tener que llevar a los seres queridos a una residencia para personas mayores. Lo cierto es que estos centros cada vez están mejor adaptados y ofrecen un gran número de servicios para que los ancianos se sientan como en casa, proporcionando las mejores garantías y favoreciendo la conciliación familiar.

En el caso de estar en esta situación y necesitar una Residencia de ancianos en Bilbao, lo ideal es conocer previamente los tipos de centros que existen, y además, tener en cuenta algunos aspectos antes de tomar la decisión final. De esta manera, se asegura que los seres queridos estarán bien atendidos y contarán con un centro con todas las comodidades, con buenos profesionales de confianza y con un trato personalizado.

¿Cuántos tipos de residencia existen? 

Antes de escoger una residencia, es esencial conocer los tipos que hay, puesto que de esta manera, se podrá saber entre otras cosas, el coste que tiene. En este sentido, hay que diferenciar tres tipos, en base a su titularidad, así están las residencias públicas, las privadas y las concertadas.

Residencias públicas

Son centros especializados en el cuidado de personas mayores que dependen íntegramente de alguna institución pública, ya sea de carácter autonómico o local. Para poder acceder a este tipo de residencias, habrá que atender a los requisitos que se piden a partir de la Ley de Dependencia, que podrán variar según la comunidad autónoma a la que se pertenezca.

Residencias privadas

En este caso, los centros están gestionados por entidades de titularidad privada, y como único requisito, es que la persona interesada no tenga problemas a la hora de pagar las cuotas que correspondan.

Residencias concertadas

Es un modelo híbrido de los dos casos anteriores, porque son gestionadas por entidades privadas, pero gran parte de las plazas que ofrecen son públicas. En este caso, hay que atender a la Ley de Dependencia para poder acceder a ellas.

¿Qué otras clasificaciones existen?

Además de por la titularidad, las residencias para mayores también se dividen según el grado de dependencia de los ancianos. De esta manera, hay centros específicos para personas que son autónomas, y simplemente, lo que buscan es un lugar cómodo y confortable con numerosas prestaciones para vivir acompañadas y en un ambiente agradable.

También están las residencias asistidas, que cuentan con profesionales expertos y todos los recursos que se necesitan para atender a personas que padecen discapacidad o minusvalías, tanto psíquicas como físicas.

Y finalmente están las mixtas, que cuentan con unidades concretas para ancianos autónomos, y otras, para personas dependientes.

Según los servicios y el diseño del centro

Una última clasificación que se hace de las residencias es en base al diseño del centro y los servicios que ofrece. De esta manera, están las residencias que se definen como Green House. Tal y como su nombre indica, se tratan de centros que se asimilan a un hogar, haciendo que los ancianos se sientan como en casa y ofreciendo prestaciones, como habitaciones individuales, comedores, o zonas de recreo y ocio.

En cuanto a los centros de día, son residencias que proporcionan un servicio de alojamiento de carácter temporal, habitualmente en horario de mañana y, lo normal es que en estos centros se lleven a cabo actividades de todo tipo dirigidas a las personas mayores, como gimnasia, teatros o talleres.

Por su parte, la modalidad de ‘Hospitality Design’ son residencias muy similares a hoteles, y la mayoría de actividades que se proponen, suelen ser para el ocio y la diversión.

Por último, están las residencias de asistencia 24 horas, muy parecidas a las asistidas, con servicios de atención y cuidados específicos y personalizados para los mayores.

¿Cómo saber elegir la mejor residencia?

Una vez que se conocen los tipos de residencias que existen, para elegir la más adecuada en base a las necesidades de cada uno, es importante tener en cuenta algunos aspectos. De esta manera, lo principal es comparar varias residencias y visitarlas, para saber de primera mano cómo es el centro y todos los servicios que ofrece.

También es esencial conocer cómo funciona el centro en cuestión, y sobre todo, los horarios que tiene, tanto para realizar las actividades como el horario de visita. Habrá que tener en cuenta la ubicación, para que se encuentre cerca del domicilio familiar y comprobar que la residencia está totalmente adaptada y acondicionada.

Preguntar por los servicios que ofrecen, por el tipo de alimentación que ofrecen o por la cualificación de los profesionales, son también aspectos fundamentales antes de dar el paso.

Related Articles